sábado, 19 de mayo de 2018

El cardenal Bertello ordena a 31 sacerdotes (Arquitectos, médicos, ingenieros, farmacéuticos y otros científicos y hombres preparados)

«Dios ha sido muy bueno conmigo»
Uno de los nuevos sacerdotes es el argentino Agustín Silberberg, nacido en Córdoba hace 44 años. Hijo de médicos y él mismo doctor en medicina, trabajó como especialista en medicina interna en varios hospitales hasta que decidió estudiar teología. Durante 10 años jugó de manera regular en torneos de rugby. “Dios ha sido muy bueno conmigo. Haber podido ejercer la medicina me ayuda a entender mejor el significado profundo de este nuevo servicio a los demás”.
Entre los asiáticos se encuentra el filipino Alfred Cruz, de 31 años, ex alumno de los Maristas y de la Universidad de Filipinas. Antes de comenzar sus estudios de preparación para el sacerdocio, trabajó como arquitecto en un estudio llamado “Asian Architects”, y dirigió la labor social del Kapuluan Study Center en Quezon City, llevada a cabo por universitarios: atención de pobres y enfermos, catequesis para niños desfavorecidos, campos de trabajo, etc.
Uno de los seis nuevos sacerdotes de África es el nigeriano Elobuike Anthony Asogwa, nacido en Enugu en 1986. Estudió ingeniería eléctrica en su país y posteriormente se desplazó a Europa para estudiar filosofía y teología. Su nombre “Elobuike” significa literalmente “la fuerza del consejo”. Quizá por ello —afirma— “valoro mucho el consejo, y entiendo que parte de la labor del sacerdote es servir a los demás consolando, acompañando, aconsejando”. Es el segundo sacerdote en la familia: “Tengo un hermano que también es sacerdote diocesano. Nos ayudaremos mutuamente, nos sostendremos con la oración. En breve seremos también hermanos en el sacerdocio”.
“Llevar la alegría de Cristo a todas las personas”
Entre los sacerdotes europeos está el francés Pierre Laffon, que antes de ir a Roma para estudiar, trabajó como consultor de comunicación para varias instituciones. A Pierre le gustaría volver a Francia. Su deseo es comunicar la alegría que da la fe: “La misión del sacerdote es llevar a todos la alegría de Cristo. Como dice el Papa Francisco, no podemos tener cara de funeral. Esa alegría la tendré si soy fiel a la misión que el Señor ha escogido para mí”.
«DEJAR LA CARRERA DE ABOGADO PARA SER SACERDOTE PUEDE SORPRENDER, PERO LO HE PENSADO BIEN»
Martijn Pouw, nacido en Maastricht (Holanda) en 1977 había trabajado antes como abogado y profesor universitario. Gran aficionado a la bicicleta, comenta el reto de ejercer su futura labor profesional en un país secularizado: “Me ilusiona poder ser un puente; ya el solo hecho de vestir de negro da pie para responder preguntas sobre Dios, el sentido de la vida o la felicidad humana”. Martijn afirma que “dejar la carrera de abogado para ser sacerdote puede sorprender, pero lo he pensado bien, rezado en mi oración y hablado mucho con Dios. El abogado defiende los intereses temporales de su cliente, mientras que el sacerdote se ocupa del interés eterno de la gente, hay una cierta continuidad”.
Otro de los europeos es el farmacéutico andaluz Francisco Javier Fernández Centeno, que dejó la bata blanca que usaba en su farmacia sevillana para estudiar teología en Roma. Gran aficionado a los pájaros (“en casa teníamos palomos, canarios, mochuelos, aguiluchos, cenizos alcaravanes, carracas, tórtolas y otras especies”, comenta) estudió bachillerato en el instituto público San Fulgencio de Écija y, tras los estudios universitarios, trabajó 20 años atendiendo a los clientes de la farmacia y fue unos de los socios fundadores de la Asociación española de Farmacia Social.

sábado, 11 de marzo de 2017

Arquidiócesis ordena a cuatro sacerdotes nuev


La arquidiócesis de San Luis Potosí ordenó a cuatro sacerdotes nuevos, de los cuales tres son profesionistas, sin embargo, decidieron dejar de lado su profesión, para servir a Dios, según expresaron los nuevos sacerdotes.
 
La celebración se llevó a cabo en la Catedral Metropolitana de San Luis Rey, en una ceremonia solemne presidida por el arzobispo Jesús Carlos Cabrero Romero, quien bendijo a los nuevos sacerdotes y pidió a Dios que sean sacerdotes que llenen un vacío que tanto le falta a la iglesia potosina.
 
“Estos cuatro nuevos sacerdotes es el fruto que el señor mira a su pueblo con bondad y misericordia, es fruto de la oración de un pueblo con necesidad de buenos y santos sacerdotes que en verdad vayan al encuentro de las personas que hoy son despojadas de los derechos fundamentales, amor, paz, bondad, pido a Dios que todos ellos llenen lo que tanta falta nos hace”, expresó Cabrero Romero.
 
Por su parte Alberto Medica, quien es Químico de profesión, comentó que sus compañeros profesionistas cuentan con las carreras de Contador y Médico, y el más joven de los cuatro sacerdotes estuvo en el seminario desde el bachillerato, asegurando que dejar la profesión por seguir una vocación se debe a que el corazón de las personas busca un proyecto que le llene, “nosotros descubrimos en la vocación sacerdotal un proyecto que llena más el corazón”, comentó.
 
Por otra parte el seminarista Efraín Moreno Aguirre explicó que ser sacerdote es una vocación, por lo que actualmente es necesario ayudar a los jóvenes a descubrir que vale la pena ser sacerdote.
 
Agregó que en el seminario se encuentran ahorita con 85 jóvenes y afortunadamente para la arquidiócesis han tenido poca disertación, pues en el último periodo sólo salieron tres jóvenes, de Matehuala, Valles y la capital potosina. En San Luis se cuenta con 117 parroquias, mismas que se atienden por 220 sacerdotes y atienden aproximadamente a 15 mil habitantes por sacerdote, asegurando que ese es el verdadero teto.

viernes, 30 de diciembre de 2016

SALMO 97 - El Señor, juez vencedor

Cantad al Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas:
su diestra le ha dado la victoria,
su santo brazo. 
El Señor da a conocer su victoria,
revela a las naciones su justicia:
se acordó de su misericordia y su fidelidad
en favor de la casa de Israel. 
Los confines de la tierra han contemplado 
la victoria de nuestro Dios. 
Aclama al Señor, tierra entera;
gritad, vitoread, tocad:

tañed la cítara para el Señor,
suenen los instrumentos:
con clarines y al son de trompetas,
aclamad al Rey y Señor. 
Retumbe el mar y cuanto contiene, 
la tierra y cuantos la habitan;
aplaudan los ríos, aclamen los montes
al Señor, que llega para regir la tierra. 
Regirá el orbe con justicia
y los pueblos con rectitud.

[La Biblia de Jerusalén pone a este salmo el título de El juez de la tierra. Es un himno escatológico inspirado en la última parte del libro de Isaías (caps. 56-66), y muy afín al salmo 95: "Cantad al Señor un cántico nuevo". Para Nácar-Colunga el título de este salmo es Canto de alabanza a Dios después de la victoria. Una victoria del pueblo sirve de ocasión al poeta para dirigir a las naciones todas una invitación para que vengan a cantar a Yahvé, reconociendo su poderío y su fidelidad a las promesas hechas a su pueblo. A pesar de su brevedad incluye este salmo dos fragmentos de distinta procedencia: a) acción de gracias por una liberación (vv. 1-3); b) anuncio del reino escatológico de Yahvé (vv. 4-9).]

FUENTE SUGERIDA: http://www.franciscanos.org/oracion/salmo097.htm

jueves, 1 de diciembre de 2016

Una mirada al Cristianismo en Norteamérica

El cristianismo en Estados Unidos de América, sobre todo, debe reconocer su maldad. "Si mi pueblo... se humilla... y se vuelve de sus malos caminos", (2 Crónicas 7:14). Debemos regresar a la centralidad de la Palabra de Dios, al rezo del rosario, a recibir la EUCARISTÍA y aplicarla a cada área de nuestra vida y aceptar los absolutos de Dios en ética y moral para construir verdaderas familias, congregaciones más estables, estabilidad social y progreso sostenible. Una vez más los políticos, el mundo académico y el entretenimiento honrarán la Palabra de Dios. La gente que emigra a este país asimilará el verdadero sueño americano conforme abrazan las creencias y los valores que hicieron a los Estados Unidos de América único en la historia de la humanidad. El cristianismo cobrará de nuevo el respeto que ha perdido ante los ojos del mundo. Pero, si Estados Unidos se rehúsa a hacer los cambios, irá a su tumba como otras grandes naciones y civilizaciones antes que ella.


lunes, 31 de octubre de 2016

La rosa es sin porqué, florece porque florece...


La rosa es sin porqué,
florece porque florece, 
no tiene preocupación por si misma, 
no desea ser vista.
1624-1677

lunes, 1 de agosto de 2016

LA NANOTECNOLOGÍA

La Iglesia se encrespa: Peña Nieto nos traicionó

Responsable editorial del semanario Desde la fe, el órgano informativo de la arquidiócesis de México, Hugo Valdemar sostiene en entrevista que las críticas dirigidas al presidente Enrique Peña Nieto desde las páginas de ese órgano en los últimos meses están sustentadas, pues él traicionó a la Iglesia con su iniciativa para legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo. Y puntualiza: desde tiempos de Plutarco Elías Calles no había habido un encontronazo tan fuerte entre el gobierno y la Iglesia católica.
CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El sacerdote Hugo Valdemar, director de Desde la fe, el polémico semanario de la arquidiócesis de México que últimamente arreció sus críticas contra el gobierno de Enrique Peña Nieto, asegura categórico:
“Al lanzar su iniciativa para legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo, el presidente Peña Nieto traicionó a la Iglesia, pues había prometido que la agenda del Papa Francisco sería la suya. Por eso su iniciativa ha sido tomada por nosotros como una terrible puñalada por la espalda”.
Y recuerda los días en que Peña Nieto se valió de la jerarquía católica para presentarle a su entonces prometida Angélica Rivera al Papa Benedicto XVI; luego para concretar su boda religiosa en la catedral de Toluca, y más tarde para traer al Papa Francisco a México.
Ahora, dice, “Peña Nieto provocó el enfriamiento de su relación con el episcopado, que está muy molesto con su iniciativa. No había habido un encontronazo tan fuerte entre el gobierno y la Iglesia desde que se promulgaron las leyes anticlericales de Plutarco Elías Calles y desde que el general Lázaro Cárdenas introdujo la educación socialista”.
–En las últimas semanas, los editoriales de Desde la fe han criticado mucho esta iniciativa presidencial, ¿reflejan la molestia de la arquidiócesis con Peña Nieto?
–Sí, por supuesto. Hay cosas que no podemos ocultar, ni tampoco sería sano ocultarlas. La arquidiócesis asume una actitud de firme rechazo a esa iniciativa, y sobre todo a las intenciones de Peña Nieto de introducir la ideología de género en los libros de texto; decirle a los niños que pueden cambiarse de sexo sin permiso de sus padres es algo totalmente aberrante, es imponer una ideología totalitaria y quitarles la patria potestad a los padres de familia.
“Por supuesto que Desde la fe está reflejando esta oposición que no es sólo de la arquidiócesis, sino de todos los obispos del país. Nadie esperaba un golpe así por parte de Peña Nieto, porque no figuraba en su plataforma política ni en sus prioridades. Fue un duro revés que nos tomó por sorpresa.
“Pero, además, en estos momentos en que el país tiene problemas tan graves por resolver, estas propuestas de Peña resultan totalmente inoportunas y fuera de lugar. Con ellas se echó encima a la Iglesia, que no es ni actúa como un partido político.”
Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2074 de la revista Proceso, ya en circulación.